Opinión

Injusticia e indignidad

0

Han tenido que transcurrir 40 años de Constitución democrática para que por fin el Estado español decidiera, el pasado viernes, rendir un acto de reconocimiento a parte (4.427 personas) de los compatriotas que murieron víctimas del terror nazi en los campos de concentración de Mauthausen y Gusen. Se ha hecho mediante la publicación de sus identidades en el BOE. Han pasado 40 años durante los que sus familiares han sufrido el olvido oficial mientras veían, y ven, aún hoy, cómo los restos de Franco descansan en un faraónico mausoleo perteneciente al patrimonio nacional. ¡Qué injusticia y qué indignidad!

Enrique Chicote Serna

Arganda del Rey (Madrid)

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Palabras, solo palabras

Previous article

Colillas

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión