Opinión

Comunidad de Madrid

0

Una tira cómica del Herald Tribune,Doonsbury, tenía como uno de los personajes principales a un político de Washington que siempre era caracterizado como dos orejas flotando en el espacio sin nada entre ellas salvo un par de livianas plumas blancas. La nueva presidenta de la Comunidad de Madrid me lo recuerda irresistiblemente, por mucho que no se le caiga de la boca Adam Smith o Mills o Karl Popper (me encantaría hacerle un pequeño examen para comprobar cuánto ha leído de ellos). Por otra parte, considérese al derrotado ganador de las elecciones, catedrático de metafísica, rector de la UAM y presidente de la Conferencia de Rectores. Y además, el exministro de Educación que propuso un plan de reforma educativa rechazado en el Congreso, no por malo sino por provenir de quien venía. Estaría bien que por una vez se atendiera a los intereses del vulgo antes que los a cambalaches de poder.

Fernando Schwartz. Madrid

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

España sostenible

Previous article

Salvini, un Berlusconi bis

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión