Opinión

Colillas

0

Desde que hace ya muchos años se prohibió fumar en los bares y espacios públicos ganamos todos. Pero todo tiene un lado negativo. Los enfermos que no podemos dejar este maldito vicio a veces pasamos frío fumando fuera. Y las calles, sobre todo en la puerta de los bares, se llenaron y se siguen llenado de colillas. Ahora se impondrá la prohibición en la playa por culpa de fumadores que creen que enterrando la colilla desaparece el problema. Y sí, pongan multas, pero también ceniceros en los paseos marítimos. Los lugares públicos deberían tener un cenicero en la puerta. Dos alcayatas y una lata con dos agujeritos no cuestan nada. Esto de bares —nuestro local público por excelencia— y colillas no es cosa pequeña; en España su número es muy superior al de los países de nuestro entorno.  

Enrique Carbonell Sánchez-Gijón

Cádiz

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Un céntimo

Previous article

Europa al rescate

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión